Es la técnica quirúrgica que utiliza un implante biocompatible de titanio como sustituto de la raíz de un diente perdido. Este material no produce rechazo y permite su unión al hueso.

Este procedimiento lo realizamos en la Clínica y suele durar alrededor de una hora para un implante y hasta tres horas para varios. Se utiliza anestesia local o una sedación consiente con anestesiólogo si así lo prefiere el paciente en casos de ansiedad o enfermedades sistémicas.

Antes de la cirugía, se suministra una medicación preoperatoria que lleva antibiótico y analgésico junto con instrucciones de limpieza, alimentación y medicación post-operatoria.

Se establecen citas periódicas para revisar que la osteointegración (aceptación del implante e integración en el hueso) sea correcta. Este proceso varía de 3 a 6 meses, según la cantidad de implantes, el lugar de colocación, el tipo de hueso y si hubo o no cirugía previa a la intervención, (injerto de hueso o elevación de seno maxilar). Una vez completado este período se procede a la colocación de la prótesis sobre implante.

Cirugía e implantología