Claves de la importancia de la ortodoncia para niños

Los niños están en constante crecimiento, pero no sólo de estatura. Cada una de las partes del cuerpo de un niño de edad media, es decir, a partir de los 6 años, crece y permanece en movimiento día a día, sobre todo sus dientes, de ahí la importancia de considerar una ortodoncia para niños.

Desarrollo dental

La dentadura de un niño empieza a formarse desde su gestación, pero no es hasta los 6 años cuando empiezan a aparecer los primeros dientes permanentes, tras la caída de los dientes de leche.

Entre los 6 y los 8 años, el niño empieza a contar con una serie de dientes permanentes, como los incisivos centrales, superior e inferior, incisivos laterales, superiores e inferiores, y los primeros molares, también superiores e inferiores.

El desarrollo de este proceso de crecimiento es vital para su futura salud dental, y por ello, la revisión periódica se convierte en imprescindible para evitar posibles inconvenientes a largo plazo.

Inconvenientes como apiñamientos, mordidas cruzadas y hábitos como succión digital e interposición lingual. Una serie de problemas que pueden tener fácil solución si se detectan a tiempo, pudiendo evitar extracciones de premolares, caninos incluidos, maxilares en mala posición anteroposterior y transversal, etc.

Beneficios de la ortodoncia

Cuando hablamos de solución nos referimos a la ortodoncia para niños, una especialidad odontológica, destinada tanto a niños como a adultos, que se encarga de alinear los dientes y conseguir un correcto engranaje entre el maxilar superior e inferior, teniendo en cuenta los molares, caninos e incisivos.

Mediante la ortodoncia, los pequeños de la casa pueden mejorar y garantizar la estética y la sonrisa, aliviando y evitando apiñamientos que dificulten la higiene, o mejorando su perfil, en el caso de que cuenten con dientes salidos (biprotrusivos).

Además, pueden mejorar los síntomas de la articulación, es decir, los sonidos a nivel del oído, reorientar el crecimiento de los maxilares, en el caso de que cuenten con el maxilar inferior protruido, y preparar los dientes para recibir prótesis e implantes dentales si fuera necesario.

Sin duda, una prioridad que no hay que dejar pasar si queremos que nuestros hijos consigan y mantengan una sonrisa perfecta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *